Es la flor de todas las flores, la que enamora y seduce. Sus usos cosméticos datan de la antigüedad, aquí repasamos sus beneficios, que son para todos los gustos y necesidades.

rosas_01

Efecto antiedad

La rosa posee un efecto suavizante para la piel agrietada, escamosa y arrugada. “Su contenido de vitaminas y antioxidantes (carotenos) luchan contra los radicales libres, ayudan a dar un efecto de juventud en la célula y a desinflamar la piel sensible, a combatir la sequedad excesiva y a rejuvenecer”, explica la cosmetóloga Constanza Martínez. Según la experta, el agua de rosas es mundialmente conocida por ser un excelente tónico que ayuda a calmar y a regenerar la piel, especialmente las más secas. “Puede ser aplicada como tónico antes del maquillaje, o antes de tratamientos tanto nutritivos como hidratantes”, dice. Hay que evitar que entre en contacto con los ojos.

 

Para la memoria

Neurocientíficos de dos instituciones alemanas (la Universidad de Lübeck y el Centro Médico de la Universidad de Hamburgo-Eppendorf) realizaron el siguiente experimento: hicieron que grupos de estudiantes jugaran memorizando la situación de parejas de cartas en un computador. Mientras aprendían la localización de cada pareja, los estudiantes recibían un soplo de aroma de rosas. ¿El resultado? El olor a rosas –que primero se aplicó a la nariz de los participantes mientras estudiaban, y después mientras dormían– mejoró en torno a un 13% sus resultados en la prueba de memoria. Basta aplicar unas pocas gotas de aceite esencial de rosas en la bañera, o en un disfusor para aromaterapia, para lograr este efecto positivo.

 

Relajo total

Cerrar los ojos, relajar el cuerpo y dejar que el aroma de las rosas inunde el ambiente. En aromaterapia, esta flor se utiliza para recuperar la armonía, generar alegría y también como afrodisíaco. No por nada es el regalo romántico por excelencia. Las sales de baño con olor a rosas, las velas aromáticas y los jabones de rosas son ideales para un baño reparador. Bastan unos 15 minutos en la tina para transformar el baño de todos los días en una experiencia digna del mejor spa.

 

Fuente: Revista Mujer / 15 mayo 2015